Últimas noticias

El ‘ómnibus’ de Milei, clave en el futuro de la conducción PRO

POLÍTICA - CÓRDOBA Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
multimedia.normal.824a2a192932bc21.YmFsZGFzc2ktbWFjaGFkb19ub3JtYWwud2VicA%3D%3D

La conflictiva discusión que desató puertas adentro de cada espacio el debate por la ley ómnibus que envió el presidente Javier Milei está haciendo mella en todas las fuerzas. Como se contó días anteriores en Alfil, el radicalismo busca uniformidad a partir de la postura que expresó el jefe del bloque Rodrigo de Loredo; y el lunes, el PJ cordobesista que se encuentra dentro del heterogéneo bloque Hacemos Coalición Federal, también salió a advertir al líder libertario después de una nueva andanada de críticas y acusaciones a los legisladores.

Ambos bloques, anoche al cierre de esta edición buscaban un consenso entre ellos para llegar a un dictamen que resuma en qué acompañan y hasta dónde la herramienta de la gobernabilidad que exige Milei para que no los arrastren los efectos o las consecuencias de la ley ómnibus.

Había conversaciones con el presidente de la Cámara, Martín Menem, y enviados del Ejecutivo; y otra que se daba en paralelo dentro de los dialoguistas. Por un lado, para ver qué pueden acordar con el riojano que tenga aval de Milei; y por el otro, una discusión que algunos en el consenso llaman constructiva. “Se trabaja en llegar a un dictamen con un número aceptable de diputados que pueda darle gobernabilidad a Milei y no desfinanciarlo”, resumió a este diario un diputado de los que se denomina dialoguista.

En simultáneo, y conociendo la postura de los cordobeses del nuevo bloque de Pichetto y los radicales cordobeses en torno a retenciones, jubilaciones y delegación de facultades, este medio sondeó a los diputados de esta provincia que integran el bloque amarillo de Ritondo. “Estamos trabajando para que no haya posturas personales y lo estamos haciendo en conjunto en el PRO con los radicales, la Coalición Cívica, los de Pichetto y La Libertad Avanza (LLA)”, sintetizó una fuente del bloque amarillo desde una de las tantas reuniones de anoche en el Congreso.

Lo que pretende el oficialismo es que haya dictamen y, por más que algunos desestimen la versión, la chance de sesionar el sábado existe. Ayer, un diputado libertario cordobés le dijo un dialoguista que “no es la idea”, pero el hombre del PRO no creyó en la versión.

Con lo cual, es probable que tengamos un fin de semana con acción en la Cámara baja.

Fiebre amarilla

La discusión impulsada por Milei define varias consignas: la primera, sube al máximo la tensión en la lógica binaria, y se muta del ‘amigo-enemigo‘ al ‘coimero u honesto’ si encuentra respaldo o no a las propuestas que él mismo impulsa. Pero la otra, tiene impacto en cómo se desenvuelve puertas adentro de cada espacio en Córdoba.

El peronismo, aunque lo niegue, aún está en modo transición y los teléfonos que responden los diputados del PJ cordobesista así lo demuestra. En tanto, en el radicalismo, el liderazgo de De Loredo es nítido, como lo es el del senador Luis Juez en el Frente Cívico. Con ramificaciones que se extienden hasta territorio PRO.

Aprovechando el conflicto de los liderazgos y las referencias provinciales que tienen los amarillos cordobeses en plena tensión por el paquete de leyes que impulsó Milei. Más aún, después de un 2023 con una dura interna entre Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta, el rol del expresidente Mauricio Macri con Milei, y el contrapeso que lograron a fin de año los gobernadores, terminan construyendo una reconfiguración compleja. Con un escenario de crisis que también repercutirá en Córdoba.

Dentro del bloque PRO en Diputados, la lupa cae, en el caso de Córdoba, en los tres de la bancada que conduce Cristian Ritondo: Laura Rodríguez Machado, Héctor Baldassi y la riocuartense Belén Avico. Sin olvidar que, el presidente provincial de la fuerza, Oscar Agost Carreño, integra el bloque que lidera Miguel Pichetto con los peronistas cordobeses.

Por lo que, no es extraño que algunos empiecen a hablar de la ley Milei como el sello de la división amarilla, el certificado que pueda consumar la fractura que se inició por las tensiones nacionales y se trasladaron a Córdoba.

De los tres mencionados, se sabe que Baldassi rechaza el aumento a las retenciones, respalda el acuerdo por los biocombustibles y pone reparos en las jubilaciones. Como así también el foco puesto en la delegación de facultades.

El caso de Rodríguez Machado y Avico, aunque ambas escapen a las posturas individuales, hay diputados que sostienen que ambas no podrán correrse de los pedidos de Bullrich y Macri. “No tienen margen”, dijo un diputado y apuesta a una fractura del bloque en marzo, después de algunos acuerdos por comisiones.

Los tres PRO

Definido el paquete de leyes como una instancia o round clave para definir el futuro amarillo, no son pocos los que hablan de “los tres PRO”. “Uno que va a quedar dentro del ala dura con Patricia, donde estará Rodríguez Machado; el de los gobernadores con (Emilio) Monzó o (Nicolás) Massot jugando desde afuera y estará Agost; y el de los ‘desteñidos’, donde está Baldassi”, dijo una fuente del Congreso que admite reuniones que se dan entre los últimos con muchos con pasado larretista. Y quienes, por la ley ómnibus, hoy mantendrán un almuerzo, previo a la reunión del bloque.

Todas estas acciones son miradas con atención por el PJ del gobernador Martín Llaryora, en la previa de un año con mucha tensión y límites más difusos. Ya no sólo en los partidos, sino también en las alianzas. 

Con informacion de Diario Alfil, sobre una nota de Alejandro Moreno.

Te puede interesar
Lo más visto