Últimas noticias

Juntos por el Cambio, con respirador artificial hasta las elecciones del PRO

POLÍTICA Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
horacio-rodriguez-larreta-mauricio-macri-patricia-bullrich-jorge-macrijpg

La unidad de Juntos por el Cambio dependerá del futuro de la conducción del PRO. Hasta las elecciones del partido amarillo, previstas para el 17 de marzo y en la que pretende protagonizar un regreso Mauricio Macri, la coalición vivirá con respirador artificial, a pesar de que Patricia Bullrich ya decretó su defunción.

La interna por el control del PRO suma un tercer integrante: Horacio Rodríguez Larreta. Desde el martes, con la implosión de la ley ómnibus de Javier Milei en la Cámara de Diputados, la discusión salió a la luz, al punto de convertirse en una cuestión de máxima atención para que los gobernadores de JxC logren cumplir su objetivo de mantener unido al espacio.
 
El exjefe de Gobierno porteño, que todavía no define si se mantiene en la pelea por el PRO o funda un partido nuevo, fue quien dio el puntapié al criticar al Presidente por la falta de búsquedas de puntos en común al tratar en particular la ley ómnibus. "Vivan los consensos carajo", fue el título de su hilo de Twitter. La ministra de Seguridad, aún actual titular del partido, le respondió con munición gruesa: lo acusó de estar junto al kirchnerismo.


Bullrich, que supo estar aliada a Larreta para frenar el intento de Macri de marcar el tiempo de las elecciones en el espacio que fundó el exmandatario, está convencida de que el PRO debe confluir en una coalición con La Libertad Avanza, una fusión sin medias tintas. El exalcalde porteño tiene una opinión diferente: sostiene que se debe construir un espacio de centroderecha con una identidad diferente a la libertaria, para enfrentarse a Unión por la Patria (UP).

Bullrich no fue la única que apuntó contra Larreta. Otros diputados del PRO utilizaron sus redes sociales para criticar al exjefe de Gobierno por su postura, pero luego, para no echar más nafta al fuego, borraron esos comentarios. "(Larreta) está más cerca de (Emilio) Monzó que de nosotros. La mayoría piensa que “es intrascendente” sin billetera", afirmó un diputado del PRO.
El martes por la noche corrió una versión en el bloque de que los sectores más cercanos a Bullrich podrían solicitar la expulsión del partido del exjefe de Gobierno, algo que terminó siendo desmentido. Sin embargo, la idea quedó en el aire, pero nadie se anima a plantearlo en público por la cantidad de votos de la interna que aún tiene el exalcalde.

Larreta, por su parte, bajó la orden a su tropa de mantener la misma postura que adoptaron a principio de año: analizar detalladamente si les conviene quedarse o irse del PRO. El exjefe de Gobierno porteño no se encuentra cómodo con el giro a la extrema derecha que -considera- tomó el partido. Ese malestar lo hace dudar de competir por la presidencia del espacio o fundar uno nuevo con los dirigentes que le responden.

"El problema acá es que Patricia es parte del Gobierno y el PRO no. Y eso es lo que plantea incluso Mauricio. Salvo que cambie de idea, y ahí sería un problema suyo", le dijo a Letra P un integrante de la mesa chica de Larreta en relación al exmandatario.

Macri, que cada vez está más cerca de confirmar sus intenciones de competir por ser presidente del PRO, sigue aguardando una convocatoria de Milei, un pedido de auxilio para corregir el rumbo de su gobierno luego de la derrota legislativa por la ley ómnibus. El exmandatario fue de los primeros en aconsejarle al libertario que no confiara en "el peronismo". El exjefe de Estado incluso despotrica contra dirigentes con pasado en el PJ que forman parte de la administración libertaria.

Además, el expresidente tiene una cuenta pendiente con Bullrich, a quien no le perdona haber negociado por su cuenta con Milei su desembarco al gabinete en una jugada que terminó evitando la entronización de Cristian Ritondo como titular de la Cámara de Diputados. Ese punto hace que la discusión por ver quién comanda el PRO se mire con atención en la Casa Rosada ya que el jefe de Estado cada día pondera más a su ministra de Seguridad.

Los gobernadores miran de reojo
La pelea amarilla impacta de lleno también en JxC. Los gobernadores de la coalición quieren mantener un espacio unido, aún cuando ya comenzó a romperse en Diputados, para poder tener mayor poder de negociación frente a la Casa Rosada. Esa postura no es compartida por buena parte del bloque del macrismo que al caerse la sesión por la ley ómnibus desligó a los mandatarios propios - Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Ignacio Torres (Chubut) y Jorge Macri (CABA) - como "culpables". Incluso Ritondo aclaró que esa visión era extensiva para Marcelo Orrego (San Juan) y Claudio Poggi (San Luis) que son aliados. Los apuntados, de esta forma, sólo eran los radicales.

Larreta quiere mantener la unidad del bloque de gobernadores de JxC mientras que Bullrich y Macri, no. Será la principal definición que dejará la elección por la titularidad del PRO que se resolverá el 17 de marzo.

CON INFORMACION DE LETRA P.

Te puede interesar
Lo más visto