Massa Primer Ministro, Alberto Presidente representativo

sergio-massa-909125

Argentina en la práctica adoptó un sistema parlamentario, en donde el poder verdadero lo tiene el Primer Ministro y el Presidente es meramente una figura decorativa con tareas protocolares pero carente de todo tipo de injerencia política.

Hoy Sergio Massa es el Primer Ministro de la Argentina con el consenso de la otra "pata" de la coalición de gobierno que es CFK. Alberto Fernández, que nunca tuvo un mínimo de caudal político propio, va a cumplir tareas protocolares y su poder es directamente nulo.

Quizá con esta movida de extrema urgencia por las circunstancias que vive la Argentina, se hace honor al pensamiento de los constituyentes del año 94. No nos olvidemos que la figura de Jefe de Gabinete incorporado en la Carta Magna Nacional, fue pensada por el Doctor Raúl Alfonsín cuando se le habilitó la posibilidad de un segundo gobierno para Carlos Menem.

Argentina desde el año 1999 viene siendo gobernada por coaliciones de gobierno, que por la fuerte figura presidencial siempre fracasaron. 

La irrupción de Massa como "salvador" de esta Argentina en terapia intensiva, quizá sea el inicio de un nuevo tiempo político que permita solucionar problemas que de otra manera resultan imposible.

Argentina, por la idiosincrasia de su gente, necesita de un "fusible" cuando existen situaciones como las que hoy estamos viviendo, pero nuestro sistema presidencialista no lo permite.

Seguramente, con este "Primer Ministro" camuflado, la prueba piloto puede ser más beneficiosa de lo que muchos pueden esperar. La lastima es que se puso en juego la  única "bala de plata" que le quedaba al gobierno y de salir mal este experimento, todo puede derrumbarse, con las consecuencias que nadie quiere imaginar.

Argentina vive momentos muy difíciles, los plazos se agotaron y este tipo de parches sirven solo para evitar el choque que por ahora parece inevitable contra un iceberg que todo el mundo lo ve, menos el peronismo que gobierna Argentina desde hace tantos años sin hacerse cargo de sus errores.

Te puede interesar