Uno por uno, los "fusilados" por Lilita

73HOTXCA4RDZVA72NJ7B3ABHVM

Con el argumento de que “el camino es la transparencia”, Elisa Carrió se despachó ayer contra varios integrantes de Juntos por el Cambio, pero en su enumeración alcanzó a políticos de otros partidos, empresarios y hasta una supuesta “amante” y “testaferro”.

La líder de la Coalición Cívica consideró que “hay una sociedad con el massismo en Juntos por el Cambio”. Fue luego de señalar que la designación de Sergio Massa como ministro de Economía había “salvado” a la coalición opositora, que según su visión, se dividía entre los que aspiraban a formar un “panrepublicanismo”, entre los que se ubicó, y quienes buscaban una construcción junto al “neo PJ con Massa”. Así y todo, eligió disparar. “Estaba como atragantada de no poder decir algunas cosas en el nombre de la unidad”, dijo después.

Rogelio Frigerio
El exministro del Interior y actual diputado nacional por Entre Ríos, Rogelio Frigerio, fue uno de los que más dardos de Carrió recibió. La líder de la Coalición Cívica recordó que AySA, hoy presidida por la esposa de Sergio Massa, Malena Galmarini, estaba a cargo de Frigerio durante la administración macrista. “Antes la caja de AySA era de Frigerio. Es cuando me puso un amante en una lista y yo les dije: ‘Señores, yo me bajo de a lista de la Capital si no me sacan a la amante de Frigerio’, que estaba como testaferro de Frigerio en AySA”, disparó Carrió y agregó: “Yo les dije o la sacan a la chica o yo me retiro de la campaña”.

Además, dijo que la campaña de Frigerio como candidato a gobernador de Entre Ríos “es escandalosa”. Sin una mención explícita, aludió al financiamiento del exfuncionario de Macri. “Guarda, porque la gente puede terminar votando lo mismo con buenas caras”, dijo.

 

Frigerio fue uno de los que le contestó a Carrió. El diputado compartió la respuesta de Patricia Bullrich, que dijo que Carrió da un “espectáculo degradante” y pidió “terminar con la impunidad de la palabra”. Consideró que quienes atentan contra la unidad de Juntos por el Cambio “son funcionales al kirchnerismo”. A través de su cuenta de Twitter, completó: “Cualquier denuncia se debe presentar en la justicia con pruebas y no en shows televisivos que siguen alejando a la política de la sociedad”.

Joanna Picetti
La supuesta “testaferro” a la que apuntó Carrió es Joanna Picetti, confirmaron fuentes de Juntos por el Cambio. Ocupó el octavo lugar en la lista de candidatos a diputados nacionales del oficialismo en la Ciudad, en 2017, pero no llegó a asumir. En ese entonces, había trascendido que fue la propia Carrió la que pidió que la apartaran de la lista luego de que se conocieron denuncias del exmarido de Picetti, que la acusaba de haber maltratado a sus hijos. Fue finalmente la justicia electoral la que falló en su contra y le dio la razón al partido, que la excluyó, pese a la insistencia de la candidata. Picetti, en 2017, era funcionaria de AySA y su desembarco en el Ejecutivo y en la lista para las legislativas se dio a través de allegados a Frigerio.

En el 2019, Picetti volvió a ser noticia cuando irrumpió en el discurso de apertura de sesiones de Mauricio Macri. “Perdón, me dicen que usted no es diputada. ¿Podría retirarse del salón?”, le pidió la entonces vicepresidenta Gabriela Michetti mientras Picetti acusaba, a los gritos, al entonces presidente de haber vetado su ingreso al Congreso. Esa aparición le valió luego una denuncia ante la justicia federal por los supuestos delitos de atentado y resistencia a la autoridad.

Manzano, Vila, Filiberti, Lingeri, Brito y “Coti” Nosiglia
“En un año van a salir riquísimos [José Luis] Manzano, [Daniel] Vila, Mauricio Filiberti [dueños Edenor] y Massa por AySA. AySA es una caja. Y es de Massa. Antes fue del [exministro del Interior, Rogelio] Frigerio. Antes, la casta de AySA era de Frigerio”, dijo Carrió, para señalar a algunos de los empresarios más cercanos al ministro de Economía. Sumó a la lista de “intereses” que rodean a AySA al sindicalista José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), al que asoció a Filiberti, proveedor de la empresa estatal.

El combo se completó con el fallecido titular del Banco Macro Jorge Horacio Brito, al que un día antes había vinculado con el diputado radical, y aspirante a la presidencia, Facundo Manes. “Cuando fui a una fiesta de la Fundación Ineco, de Facundo Manes, entre los patrocinadores estaban el gobierno nacional, el Banco Macro. Todos los negocios de Salta, Corrientes, Misiones, Chaco son con Macro. Es un escándalo”, dijo Carrió, entrevistada por Joaquín Morales Solá.

 

Las referencias a Manzano, icónico exministro menemista devenido en empresario con intereses en medios y energía, no se terminaron ahí. Carrió lo vinculó con Enrique “Coti” Nosiglia, histórico operador del partido centenario. Un nombre que suele agitar cada vez que busca tomar distancia del senador radical Martín Lousteau, otro asiduo receptor de las críticas de Carrió.

Emilio Monzó
“Yo sé que en la Cámara [de Diputados [Emilio] Monzó tenía negocios con Massa, porque lo veía”, afirmó Carrió y sumó a lista de apuntados al diputado nacional que se alió al radical Facundo Manes para volver al Congreso. Monzó, uno de los armadores de las alianzas nacionales que llevaron a Macri a la Presidencia, se acercó luego de 2019 a Horacio Rodríguez Larreta y este año está vinculado a las filas de Patricia Bullrich. Se mantiene como un “articulador” de la coalición opositora.

“En un momento iba a ser presidenta de la Comisión Bicameral del Ministerio Público, que era un sostén y una seguridad para los fiscales, pero quien me veta fue el massismo. Luego, Monzó me dijo: ‘Hubieras hablado conmigo’. ‘Claro, porque vos sos el socio del massismo’, le dije”, relató la dirigente.

Anteayer, Carrió volvió a vincular a Monzó con negocios de Massa: “¿De qué vive, Monzó? ¿Cómo hizo para tener una casa en Martindale [Country Club] y un piso en Montevideo si ya no es diputado y no cobra honorarios?”, lanzó en diálogo con TN, pese a que Monzó integra la Cámara baja.

El diputado también compartió en su cuenta de Twitter el hilo que Bullrich le dedicó a Carrió y se limitó a agregar: “Trabajé para formar Cambiemos y seguiré trabajando para que Juntos por el Cambio sea una alternativa para quienes desean una Argentina de trabajo y progreso”.

Los fiscales Julio Novo y Claudio Scapolan
Carrió recurrió también a una vieja inquina con el massismo, que en el pasado se extendió incluso a intendentes de Juntos por el Cambio. “Hay sociedad con el massismo en Juntos por el Cambio. Hubo un sistema de impunidad garantizado sobre San Isidro, con los fiscales [Julio] Novo y [Claudio] Scapolan [acusados de vínculos con el narcotráfico]. Es más, Malena Galmarini era la que iba a la Cámara, la que negocia”, disparó, sin dar mayores precisiones.

 

Fue la dirigente política la que pidió el apartamiento del fiscal Scapolan, que tuvo lugar en mayo de este año, cinco meses después de que la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado lo procesara como jefe de una asociación ilícita que, entre otros delitos, habría robado media tonelada de cocaína. Por su parte, Novo, a quien Carrió también consideró “íntimo de Massa”, renunció en 2017, procesado por “encubrimiento agravado” en el marco de una causa en la que se le atribuyó haber entorpecido la investigación de una serie de asesinatos ligados al narcotráfico.

 

Cristian Ritondo
“Este fue un acuerdo de Massa con el gobierno de Juntos por el Cambio”, siguió Carrió y agregó a la lista de apuntados a Cristian Ritondo y Gustavo Ferrari, a quien consideró “muy massista”. Ambos son muy cercanos a María Eugenia Vidal. Ritondo, que hoy apuesta a posicionarse como uno de los candidatos para la gobernación bonaerense de la coalición opositora, fue ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires durante el gobierno de Vidal. En 2019, tras el cambio de administración, asumió una banca en la Cámara de Diputados, en donde hoy preside el bloque de Pro.

Durante las últimas horas, Carrió relacionó a Ritondo con la situación de fiscales que fueron acusados de supuestos vínculos con el narcotráfico. “¿Saben el dolor y la impotencia que a mí me causa ver el doble discurso? Yo vi garantizar la impunidad de muchísima gente de la Justicia metida en el narcotráfico en la provincia de Buenos Aires”, afirmó Carrió.

 

“Carrió nuevamente sale a jugar su interna de la peor manera”, le contestó Ritondo vía Twitter y agregó: “Ensuciar sin sustento a quienes dimos batallas enormes contra el kirchnerismo y las mafias genera un daño innecesario, mucho más en este delicado momento que viven los argentinos”.

Gustavo Ferrari
Carrió consideró “muy massista” al exministro de Justicia bonaerense Gustavo Ferrari, que antes de desembarcar en Pro fue mano derecha de Francisco de Narváez y diputado nacional. Cuando finalizó su gestión, el abogado se convirtió en asesor externo de Rodríguez Larreta, sin ocupar un cargo formal en la ciudad de Buenos Aires, y se convirtió en uno de sus interlocutores en temas judiciales.

Fuente: La Nación

Te puede interesar