El plan que tiene Schiaretti para instalarse en el escenario político nacional

ORS7FBMHEJHFDKQTNFTXZBIF7A

Los radicales porteños Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti se retiraron el viernes pasado del despacho principal del Centro Cívico convencidos de que habían estado con un precandidato presidencial, luego de una reunión de 90 minutos con el gobernador Juan Schiaretti.

El senador nacional y el diputado preservaron los detalles de la charla privada, pero fuentes radicales aseguraron que el gobernador les adelantó que en septiembre hará “un anuncio” respecto a su remanido intento de proyección nacional.

Tres fuentes cercanas al gobernador consultadas  reconocieron que si Schiaretti aspira a poner un pie en el escenario nacional, lo debe hacer en las próximas semanas, antes de que la fiebre por el Mundial de fútbol –que arranca el 20 de noviembre– se lleve la atención de la mayoría de los argentinos.

 
El propio Schiaretti reconoció dos semanas atrás, luego de un acto en la localidad de Malvinas Argentinas:”Junto a otros dirigentes estamos trabajando en armar una propuesta para superar por arriba la grieta en el escenario nacional”.

La afirmación sorprendió a propios y extraños, porque el gobernador habló en aquellos días tormentosos para el Gobierno nacional, con la salida de la efímera ministra de Economía, Silvina Batakis, y la llegada del “superministro” Sergio Massa.

“El Gringo es tiempista y mesurado. Si habló en medio de una crisis económica es porque está decidido a jugar en el escenario nacional”, argumentó un exministro de la anterior gestión schiarettista.

El gobernador se encargó de dejar claro que está trabajando para conformar un nuevo espacio que se diferencie del gobernanteFrente de Todos y la alianza opositora Juntos por el Cambio.

Ese fue el otro dato político que blanqueó Schiaretti: no participará en ninguna de las dos principales alianzas nacionales.

Su acercamiento con el radical Facundo Manes generó especulaciones en el sentido que el mandatario podría integrar un espacio interno en Juntos por el Cambio, para disputar poder desde el frente opositor. Schiaretti lo descartó de plano.

OPCIÓN A LA GRIETA
El diputado nacional Carlos Gutiérrez, presidente del bloque Córdoba Federal en la Cámara Baja, es el principal armador del gobernador en Buenos Aires.

El dirigente riocuartense no confirmó el lanzamiento a nivel nacional, pero admitió esa aspiración de su jefe político. “El gobernador es quien maneja los tiempos. Ya dijo de manera pública que está trabajando para armar una nueva opción que se diferencie del Frente de Todos y Juntos por el Cambio, que ya fracasaron. Está demostrado que las soluciones para los graves problemas del país no están en esos dos espacios, que representan la grieta”, dijo Gutiérrez.

Desde la Cámara Baja, el diputado riocuartense mantiene diálogos con legisladores y dirigentes de todo el país, pero sobre todo, bonaerenses.

La senadora nacional Alejandra Vigo, es otra de las personas de máxima confianza de Schiaretti que mantiene vínculos con sus pares de las provincias, por cuestiones legislativas, pero también políticas.

El plan de Schiaretti es armar una propuesta “republicana, federal y productiva”, con peronistas que no comulguen con el cristinismo y radicales que nunca terminaron de aceptar el liderazgo de Mauricio Macri en Juntos por el Cambio.

Ahí hay que buscar los motivos de las coincidencias con Manes, quien también se anota en la carrera presidencial. Schiaretti ya le aclaro al diputado radical que no cuenta con él, si sigue en la alianza opositora. Dicen que Manes está analizando una decisión fuerte en su corta carrera política.

Juan Manuel Urtubey es un dirigente de buen vínculo con Schiaretti. Ante una consulta de este medio, el exgobernador de Salta dijo que él no está trabajando con Schiaretti, pero que coinciden en la necesidad de armar un nuevo espacio.

“Tengo mucha respecto y admiración por “el Gringo”. Tenemos muchas coincidencias pero no puedo decir que hoy estamos trabajando juntos. Vengo dialogando con muchos dirigentes que no se sienten representados por las dos alianza principales. Hay un gran espacio para armar algo distinto, en eso coincidimos con Schiaretti. Sigo pensando que es un dirigente que tiene la capacidad, prestigio y trayectoria para liderar algo nuevo, pero él maneja sus tiempos”, concluyó el salteño.

A través de su principal asesor nacional, el consultor Guillermo Seita, el mandatario cordobés mantiene contactos con dirigentes peronistas y radicales.

Una fuente del Congreso nacional aseguró que Schiaretti hasta mantuvo al menos dos diálogos telefónicos con el exministro de Economía, Roberto Lavagna, con quien no había terminado en buenas relaciones, en la campaña presidencial de 2019.

El anuncio nacional que hará Schiaretti sería en la segunda quincena de septiembre, cuando haya un panorama más claro sobre la economía nacional.

El lanzamiento no será un acto político tradicional. Su equipo prepara una conferencia de prensa en Capital Federal y una serie de entrevistas a medios nacionales.

LA LUPA EN MARCOS JUÁREZ
El eventual lanzamiento nacional del gobernador Juan Schiaretti sería en Capital Federal y con declaraciones a medios de comunicación. Sin embargo, algunos peronistas que conocen bien al mandatario provincial recomiendan poner bajo la lupa las elecciones municipales en Marcos Juárez, que se realizarán el 11 de septiembre.

En el Centro Cívico manejan encuestas que generan optimismo sobre el resultado en la ciudad donde electoralmente nació Cambiemos, hoy Juntos por el Cambio. Si triunfa la candidata que apoya el gobernador, Verónica Crescente, no habría que descartar a la hora de los festejos un mensaje nacional del gobernador.

Aunque todo dependerá del resultado. En Juntos por el Cambio dicen lo contrario. Que ganará la oficialista Sara Majorel y que será un duro golpe político para Schiaretti, quien apuesta fuerte en esos comicios.

Fuente: La Voz del Interior, sobre una nota de Julián Cañas

Te puede interesar