Los apóstoles de la rabia: Milei ya tiene pata evangélica

POLÍTICA Por Damián Belastegui
1664892635693

Ávido por alimentar el escuálido volumen territorial que registra en la provincia de Buenos Aires -evidenciado durante el acto en el club El Porvenir-, el armado del diputado ultraderechista Javier Milei comenzó a tejer alianzas con sectores de la iglesia evangélica, más específicamente con la Federación Argentina de Pastores Evangélicos (FAPE), una de las entidades más novatas dentro del culto, presidida por el reverendo marplatense Ariel Díaz, quien la semana pasada mantuvo una reunión con uno de los armadores del diputado en el conurbano, el referente de Alternancia Republicana Federal (ARF) Jorge Coassini, para sellar el respaldo de la federación al objetivo 2023 del economista de pelos revueltos.

Con una prédica antiderechos indeleble, desde su creación en 2017, FAPE agitó con fuerza la bandera celeste en rechazo a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE). Desde ese plafón, estrechó lazos con otra abanderada de la causa antiabortista, la exdiputada Cynthia Hotton, mostrando también simpatías, hacia 2019, a la candidatura presidencial del excarapintada Juan José Gómez Centurión. Según pudo saber Letra P, la comunicación con Hotton se cortó, pero no la intención de jugar en la arena política desde FAPE.

El reverendo Díaz se mostró como referente en Mar del Plata y en la Quinta sección de espacios como Nueva Unión Ciudadana y el Partido Anti Corrupción. En 2021, de la mano del empresario gastronómico de derecha César Moraiz, Díaz se aproximó al Frente Patriota que lidera Alejandro Biondini, quien años atrás tuvo que dejar de reivindicar abiertamente a Adolf Hitler para competir electoralmente.

De acuerdo a lo detallado a Letra P desde el armado de ARF, fue Díaz quien mostró interés en sumarse al redil del diputado que predica la rabia contra “la casta política” y arenga a prender fuego el Banco Central.  

 FAPE dice estar presente en 19 provincias, “con representación en más de 200 municipios”. Su génesis tiene mucho de rosca política interna dentro de la pastoral evangélica. Aquí, los dardos apuntan directamente hacia Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera), quizás la entidad más fuerte de este culto en el país, que tiene entre sus fundadores al padre de Cynthia Hotton y reporta entre sus referencias al pastor Jorge Alejandro Sennewald, quien saltó a la luz pública en 2018, cuando trascendió un audio que daba cuenta del lobby contra la ILE que hizo incluso ante el entonces presidente Mauricio Macri.

Dos años después, el titular de Aciera, Rubén Proietti, abrió el paraguas ante Letra P en medio de experiencias partidarias de matriz evangelista: “No podemos decir que la Iglesia Evangélica está alineada a Cambiemos”.

 Pero en FAPE sí adosan conexiones políticas inconfesables en Aciera: “Sostener que los demás son los culpables de grietas entre las filas evangélicas es olvidar que el dicho ‘divide y reinarás’ es lo que se ha aplicado en estas últimas décadas en ACIERA”, apuntaron tiempo atrás en FAPE, para ir por más: “Cuando tuvieron que dar un mensaje profundo a los gobiernos de turno, no lo hicieron. Pero también se recuerda que la credibilidad se hace con gestión y con frutos. Por eso nació FAPE”.

Mientras diagraman en sigilo desembarcos de Milei en el conurbano para mover el amperímetro luego del traspiés en Gerli, en ARF también evalúan presencias futuras del diputado ultra bajo el paraguas de los pastores de FAPE. “Para una presidenciable, todo sirve”, admiten, a la vez que consignan comunicaciones cotidianas con pastores de diversos distritos. En esa construcción, voces de ARF señalaron que en FAPE existe una intención de anotar nombres en las listas del año que viene bajo la bandera presidenciable de Milei. Por lo pronto, en la Quinta sección impulsaron a Alejandro Córdoba como coordinador.

 FAPE también hizo causa común con espacios antivacunas en el marco del rechazo al Pase Sanitario que la gestión de Axel Kicillof había implementado a finales de 2021, pero todas las manifestaciones no desembocan en el repudio. También hay señales de apoyo, como las que recibió el pastor Roberto Tagliabué, procesado por trata de personas en una causa en la que, según detalló La Nación, se lo acusa de haber captado, bajo coacción, a jóvenes que realizaban tratamientos de rehabilitación por adicciones a los que luego obligaban a trabajar en emprendimientos de la iglesia evangélica El Shaddai, en Mar del Plata.

Fuente: letrap

 

Te puede interesar