Vigo y Llaryora pelean por el cargo Oscar González

BJXWUORN4NHPZOHGCQ7FESUBVM

Este sábado se confirmó la renuncia a la presidencia de la Legislatura de Córdoba de Oscar González, el veterano e influyente legislador schiarettista que hace exactamente una semana protagonizó un accidente vial que terminó con una docente muerta y dos adolescentes heridas de gravedad. 

Ahora, después de haber pedido una licencia hasta el 21 de este mes, González envío una carta al vicegobernador Manuel Calvo donde extiende ese período hasta el 31 de diciembre de este año y renuncia a su rol de tercera autoridad provincial detrás de Juan Schiaretti y el propio Calvo.


Situación que, por un lado deja cierta tranquilidad en un peronismo preocupado por el coletazo del 'González gate', pero por el otro agita las aguas en la Unicameral por las disputas para ocupar la silla de González.

"Hay un quilombo bárbaro en el bloque", reconoció a LPO un legislador del schiarettismo en la noche del viernes y antes de conocerse la decisión de González. 

Y es ésa la discusión de las últimas horas, porque con la licencia de González, quien asumió en forma pasajera la presidencia provisoria es la viguista Nadia Fernández. Legisladora que responde de manera directa a la senadora Alejandra Vigo y quien se quedó con la vicepresidencia primera en diciembre pasado cuando Natalia de la Sota dejó la Unicameral para mudarse a la Cámara de Diputados de la Nación.

De todas maneras, y a pesar de lo que admiten algunos en el viguismo, hay otros sectores del PJ enrolado en Hacemos por Córdoba que reclaman el lugar. Entre ellos, el llaryorismo, que viene de ver opacado el lanzamiento provincial de su líder, el intendente Martín Llaryora, y busca dejar atrás rápidamente el ‘caso González' para que no lo perjudique en el 2023.

Por lo tanto, expectantes varios de que el legislador de 74 años no regrese más y haya una renuncia definitiva -algo que pidió recién ahora el radicalismo-, apareció entre los candidatos un llaryorista paladar negro: Juan Manuel Cid. Uno de los legisladores que más conoce al intendente capitalino, operador en varios ámbitos y de buenos vínculos con el Poder Judicial.

Las debilidades en un FODA aparecen con la resistencia de varios de los pares de Cid en la Unicameral. Con más respaldo afuera que adentro de la Legislatura, algunos parlamentarios oficialistas reconocen que en algunos despachos "no le tienen confianza". Incluyendo en esto último no sólo a los de la Legislatura.

Por ejemplo, en las últimas semanas levantó el perfil con el proyecto para sancionar los piquetes y los sindicalistas que comparten bancada con él salieron a cruzarlo. Igual, preside una comisión importante como la de Asuntos Constitucionales. Comisión en la que ya arrancó el debate de ese proyecto que, paradójicamente, tenía entre sus principales detractores al propio González.

Sin embargo, de no ser la viguista ni el llaryorista, las chances que se barajan pasan por el experimentado Francisco Fortuna, actual jefe de bloque y schiarettista paladar negro, asumiendo en ese lugar y después negociar la jefatura de la bancada.

Estrategia que se cae por el buen trabajo de contención que ven algunos pares del hombre de Río Segundo y es por eso que lo prefieren ahí, en la conducción del bloque.

Otra chance, es el arribo de un funcionario que también goza de la confianza de Schiaretti, el ministro de Desarrollo Social, Carlos Massei, quien tomó licencia como legislador provincial en diciembre del 2019.

Cid, por su parte, ata sus intenciones a la musculatura que necesitará Llaryora en otros espacios como candidato del PJ y a una renovación que algunos pretenden con pasos más lentos.

En tanto, el radicalismo que pidió este viernes la renuncia de González a la presidencia provisoria, también vive sus propias fricciones. Durante las últimas horas hubo tensión entre Marcelo Cossar y Dante Rossi, exjefe de bloque y actual vicepresidente segundo de la cámara, respectivamente.

Coincidieron dos fuentes que, en la sesión del miércoles pasado y después de un comunicado lavado que sacó el cuerpo -con un acuerdo entre el oficialismo y Juntos-, Cossar se indignó con Rossi porque no respetó lo que se acordó en labor parlamentaria.

Fuente: LPO, sobre una nota de Gabriel SILVA

Te puede interesar