Los intendentes PRO irán colgados de dos precandidatos a la gobernación bonaerense

Los intendentes y la intendenta del PRO que gobiernan en la provincia de Buenos Aires no tendrán competencia en sus distritos y se colgarán de dos boletas en la categoría gobernación, donde, a diferencia de lo resuelto para la Ciudad, el partido amarillo dirimirá en internas la puja entre halcones y palomas para definir al candidato. El acuerdo, que no está cerrado definitivamente, avanzó en ese sentido este lunes, durante la cumbre que mantuvieron Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal.

La reunión se celebró en el departamento que la exgobernadora tiene en el barrio porteño de Recoleta desde las 9 y se extendió por casi dos horas, tras lo cual lanzaron un comunicado en el que informaron la decisión de ir a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) con un único postulante en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). Los anotados son los ministros Jorge Macri (Gobierno) y Fernán Quirós (Salud) y la cosa se definirá con encuestas.
La chance de una candidatura de consenso en la madre de todas las batallas quedó definitivamente descartada. Como anticipó este medio, Larreta no estaba dispuesto a compartir a su alfil, Diego Santilli, en quien viene apostando desde el Plan Canje ideado en 2021 por el cual hizo un enrroque entre Vidal y el Colorado, quienes cruzaron la General Paz intercambiando distritos.


A la titular del PRO en uso de licencia le resta definir por cuál de los cuatro candidatos se inclinará; si por el intendente de Lanús, Néstor Grindetti; por el diputado Cristian Ritondo –liberado por Vidal, quien renunció a la pelea por la Casa Rosada–; por el senador bonaerense Joaquín de la Torre o por el intendente de Capitán Sarmiento, Javier Iguacel.
Fuentes del PRO indicaron a este medio que la decisión podría tomarse esta misma semana y que, de los cuatro, sólo quedan en carrera el exministro bonaerense y el presidente interino del club Independiente.

Sopa de letras
La decisión de optar por la estrategia de la V –en algún momento, un sector del macrismo puso sobre la mesa el formato Y, es decir, una sola candidatura a la intendencia, una a la gobernación e interna arriba– fue ratificada por dirigentes de peso con asiento en el conurbano ubicados a un lado y otro de la grieta amarilla.

En las reuniones que Larreta y Bullrich mantuvieron por separado con la mesa bonaerense del PRO se fueron limando asperezas. El reclamo central de la precandidata fue que los intendentes fueran ecuánimes durante la campaña. El primero en madar la señal fue el intendente de La Plata, Julio Garro, quien dijo: “Patricia Bullrich también es mi candidata a presidenta”.

Si el entendimiento para que los territoriales vayan en la boleta de ambos candidatos a la gobernación no se cae, resta saber las condiciones en las que se llevará adelante la campaña en los pagos chicos; la condición es favorecer a las dos figuras presidenciables por igual, algo que, a priori, resulta difícil de lograr.

En los territorios que no gobiernan, la cosa es diferente: habrá interna. Solo dos factores podrían desactivar una pelea entre referentes amarillos en esos casos: que el o la postulante reúna detrás de sí a todo el arco PRO o que haya una postulación muy por encima de sus rivales.

POR: CAVO, KEVIN.

FUENTE: LETRAP.COM.AR

Te puede interesar