Schiaretti se va de gira a Europa y dice "voten al que más les guste"

POLÍTICA Agencia de Noticias del Interior Agencia de Noticias del Interior
JSVHJVAOYRHHXKX5MSBMNCYOFE

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, que obtuvo casi 1,8 millón de votos en las presidenciales, decidió mantenerse lejos de la crisis terminal en la que se metió Juntos por el Cambio por el apoyo a Javier Milei en el balotaje. Hoy encabezó un acto oficial y luego emprendió un viaje de diez días por Medio Oriente y Europa que ya tenía organizado desde hace semanas. El dirigente peronista escenificó de este modo de manera definitiva que no va a cambiar su definición original: seguirá siendo prescindente entre Sergio Massa y el libertario.

El lunes el candidato de Hacemos por Nuestro País había dejado trascender que frente al balotaje no iba a expresarse a favor de ninguno de los protagonistas, como así tampoco daría libertad de acción: “Él no puede darles libertad, porque sus votantes no estaban atados”, plantearon en su entorno. La fórmula que compartió con el bonaerense Florencio Randazzo había cosechado 1.784.315 sufragios (6,78%) que puede ser decisivos para la segunda vuelta.

Más allá de la prescindencia, quedará pendiente qué harán la dirigencia local del peronismo cordobés, como los aliados que se presentaron en las listas de HPNP.

En medio de la convulsión de Juntos por el Cambio, no sólo Schiaretti continuó con su rutina -encabezó un acto oficial esta mañana- sino que confirmó que cumplirá toda la agenda que tenía organizada antes de la elección del domingo, donde quedó en cuarto lugar, duplicando la cantidad de votos que había cosechado en las PASO.

En concreto, Schiaretti aterrizará junto a su sucesor, el gobernador electo Martín Llaryora, en Arabia Saudita, donde firmará un acuerdo por 100 millones de dólares para financiar la construcción de otro tramo del Acueducto Córdoba – Santa Fe. Irá junto a Omar Perotti, el gobernador saliente de la provincia vecina y también peronista. El mandatario electo santafesino, el radical Maximiliano Pullaro, no los acompañó porque viajó a Washington.

“Posteriormente, el mandatario provincial participará en París, de actividades de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); y luego en Barcelona impulsará una ronda de reuniones y convenios con la Agencia para la Competitividad de la Empresa de Cataluña y con la red global de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos”, informó el gobierno provincial, que confirmó que recién estará de regreso el 6 de noviembre, dos semanas antes de la segunda vuelta.

Propios y ajenos
Junto a la confirmación oficial del viaje, esta mañana Schiaretti entregó 396 escrituras sociales a familias de la capital provincial. Allí brindó declaraciones que fueron reproducidas por la prensa local que reiteraron la posición política del mandatario. Agradeció en contacto con los medios el “respaldo que sirvió para que Argentina viera lo que es Córdoba por un lado, y también para que pusiéramos en la agenda de discusión los temas que hacen al federalismo, porque nosotros somos federalistas en un país que no es federal y seguiremos planteando estos temas y seguiremos reclamando”.

“Basta de que todas las provincias nos hagamos cargo de las empresas de distribución de la energía eléctrica en la República del AMBA, basta de esa situación”, afirmó Schiaretti y agregó: “Queremos acabar de una vez por todas con esto de que Dios está en todas partes pero atiende en Buenos Aires, y no vamos a parar hasta que nuestra patria sea federal en serio”.

Tanto con esas declaraciones como con la confirmación y el inicio del largo viaje a Medio Oriente y Europa, en un momento crítico para la definición de cara a la segunda vuelta, mantuvo a Schiaretti alejado de la convulsión política en la que está metida la oposición, por el apresurado anuncio de Macri y Patricia Bullrich y todo su grupo de que apoyarán a Milei en contra de Massa.

Fuentes del peronismo cordobés explicaron que la decisión del gobernador de Córdoba evitó quedar enredado en una definición política que tiene escasas posibilidades de influir de manera efectiva en lo que vaya a hacer cada uno de sus votantes. “¿Alguien puede creer que porque el Gringo les diga que vayan y voten a Milei o Massa lo van a hacer? ¿O van a decir a quién votan sin esperar ni escuchar lo que diga nadie?”. Preguntas que para algunos tienen respuestas.

Con información de Infobae

Te puede interesar
Lo más visto