Últimas noticias

Era por abajo, Javier Milei

POLÍTICA - SANTA FE Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
milei-provinciasjpg

La caída de la ley Bases de Javier Milei y todo el revuelo posterior sacudieron a gran parte del mundo productivo, agroexportador y de los negocios de Santa Fe, que ya cantaba el gol de las reformas, pero terminó ahogado por falencia de los delanteros de La Libertad Avanza. "Era por abajo", se lamentan como la recordada frase futbolera, y emparentan a los libertarios con Rodrigo Palacio, jugador de la selección nacional que tuvo una chance sencilla en sus pies para obtener la Copa del Mundo de Brasil 2014 y la tiró a la tribuna.

El establishment local entiende, como la política tradicional, que la jugada del oficialismo debía ser simple y sin cosas raras: dialogar, buscar consensos, y aceptar la ayuda para no enredarse con la pelota. Menos aún empantanar el futuro con agravios a la oposición con destellos de desquicio por parte de sus dirigentes y del mismísimo Presidente. Nada de esto sucedió y el malestar empresarial se hizo sentir porque hacia tiempo esperaba una política económica más libre en el corto plazo.
 
La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) hizo un “llamado urgente” para que se logren los “acuerdos y consensos legislativos imprescindibles (...) para el "avance en una reforma del Estado". “El objetivo primordial es consolidar la estabilidad económica, garantizar el derecho a la libertad y la propiedad de todos los argentinos, así como mejorar la asignación de recursos en la economía nacional”, demandó. Pedían encauzar el diálogo para poder tener otra jugada de gol, algo ya descartado a esta altura.

En una línea similar, el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), donde pesa la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y las cerealeras nucleadas en la poderosa Cámara Aceitera (Ciara), manifestó “su profunda preocupación ante la falta de acuerdo legislativo para avanzar con las reformas que necesita la economía”.
Vale recordar que el Consejo festejó el retiro de la suba de retenciones, pero creían que la ley otorgaría “una macroeconomía más estable”, “reformas necesarias que modernicen el marco normativo, desburocratizando y racionalizando al Estado Nacional, y a la vez que proponga un perfil exportador a nuestra economía”.
Para el sector agroexportador, la ley significaba el primer gol camino hacia un acomodamiento de variables económicas de fondo. Si entraba ese gol, el segundo llegaría solo: el DNU 70/2023, el más preciado por algunos actores, como las cerealeras, porque el contexto desregulatorio prometido daría el pie para la liberación de regulaciones posteriores que pretenden en su negocio.

La discusión por los biocombustibles fue central en el debate de la ley ómnibus. El capítulo planteado originalmente perjudicaba a las pymes productoras, que lograron con los gobernadores torcer ese rumbo y plantear un texto mejor incluso que la ley actual. Por un lado festejan que el texto original no se aprobó, por otro creen que es una oportunidad perdida no haber aprovechado la ventana de un marco regulatorio mejorado.

Diferente resultó para las grandes aceiteras nucleadas en la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), que festejaban el texto original que desregulaba el negocio. Así podrían jugar libremente en el mercado doméstico del biodiesel para que las petroleras corten sus combustibles, y no limitarse a la exportación como ocurre ahora.

Nada de eso ocurrió y por eso patalearon. “La ley otorga un horizonte de crecimiento, además de desregular y promover las bases de una Argentina más competitiva. Por eso creemos que no se debe perder la oportunidad de ofrecer biodiesel de mejor calidad y al mejor precio posible para todos los argentinos, saliendo del actual esquema discriminatorio, prebendario y discrecional”.

“Argentina necesita terminar con un sistema anti mercado de cupos y precios en biodiesel que en ninguna otra parte del mundo existe, hay que lograr que el congreso sancione una nueva ley que promueva la libre competencia”.

Industriales

Los industriales reunidos en la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) no rezongaron tanto de la caída de la ley porque había cuestiones que no les cerraban, otras sí, y se enfocaron en la institucionalidad y la defensa al sistema democrático, todo un mensaje político que no abunda en la entidad.

“Queremos manifestar nuestra preocupación por el funcionamiento de los poderes de la República y la necesidad de que todos los actores asuman roles en forma responsable, respetuosa de la Constitución sin recurrir a mecanismos extraordinarios”, expresaron en un comunicado.

Luego la federación destacó, en línea con lo que ha planteado el gobernador Maximiliano Pullaro, que en un “trabajo previo público-privado” se expresaron los intereses de Santa Fe, que eran afectados por dicho proyecto de ley, “en defensa de la producción y el trabajo santafesino”.

Los lamentos por el gol errado suponen que el Círculo Rojo santafesino ya había apostado por un nuevo modelo de país, pero el gol se le quedó en la garganta y vaya a saber cuándo le queda un nuevo mano a mano. No llegaron a las exageradas lágrimas del diputado radical Rodrigo De Loredo, pero el ánimo de oportunidad perdida para sus negocios reinó en la semana.

Con informacion de Letra P.

Te puede interesar
Lo más visto