Últimas noticias

Victoria Villarruel prepara el desembarco de la ley ómnibus en el Senado, mientras el kirchnerismo presiona por el DNU

POLÍTICA Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
f848x477-1544001_1601804_5050

Mientras se vive una sesión maratónica en la Cámara de Diputados para tratar la denominada "ley ómnibus", la vicepresidenta de la Nación y titular del Senado, Victoria Villarruel, prepara el terreno en la Cámara alta para anticipar lo que será una reñida votación, en el caso de que obtenga media sanción. Reuniones con radicales, legisladores del PRO y -principalmente- con aquellos que pertenecen a bloques provinciales y que serán un factor crucial para que el oficialismo llegue a tener mayoría, tal como ocurrió en la sesión preparatoria para la designación de autoridades.

En el medio, el kirchnerismo insiste en sesionar este jueves para tratar el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) de Javier Milei, lo cual -según fue confirmado a MDZ- no ocurrirá. Aseguraron que Villarruel no convocará esta semana, pero que no significa "que no ocurrirá nunca".

Lo cierto es que a esta hora los senadores aliados al oficialismo aguardan con cautela y ansiedad cómo llegará de Diputados a la Cámara alta la "Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos", considerando las numerosas modificaciones que hubo desde su redacción original. Este miércoles, Villarruel se reunió con parte del bloque de la Unión Cívica Radical (UCR) para anticiparse e ir ganando tiempo.

Fuentes vinculadas a la bancada radical confiaron a este diario: "Estamos trabajando desde enero en todos los cambios. Ahora hay que esperar a cómo viene al Senado la ley ómnibus. Sí se estableció un semáforo. Por ejemplo, algunos radicales hicimos planteos con la segmentación de zonas frías para la tarifa de gas en determinadas provincias".


"Hay un diálogo permanente para ver cómo se organiza la agenda parlamentaria. Ella (Villarruel) trata de ir acordando con los distintos bloques", acotaron. Precisamente, esto responde a la necesidad que tiene el oficialismo de repetir lo ocurrido en diciembre en la designación de autoridades y conformación de comisiones, cuando La Libertad Avanza sumó aliados y consiguió 39 senadores -se requieren 37 para imponerse-, contra 33 de Unión por la Patria (que aún se llama Frente de Todos). El peronismo disidente y otras fuerzas provinciales resultaron clave en aquella ocasión y Villarruel desea que esto se repita. Es por ello que, según fue confirmado a MDZ, la vicepresidenta por estas horas no sólo aceita su relación con los bloques mayoritarios, sino que también mantuvo encuentros con dichos senadores.

Además, sigue atentamente los acontecimientos en Diputados para observar cómo se desempeñan dichos espacios más "independientes" de las provincias y así prever una eventual réplica en la Cámara alta.

"Villarruel es consciente de la debilidad política de tener 7 senadores. Queremos colaborar, pero no a costa de cualquier cosa. Otro ejemplo es lo de las facultades delegadas por cuatro años, que se frenó. Es un gobierno que ganó y le queremos ayudar", deslizaron desde la Unión Cívica Radical. En tanto, un tema abordado -y que le interesa a la UCR- es avanzar con la sanción del sistema de  Boleta Única, que obtuvo dictamen, pero que aún no cuenta con los votos suficientes en el recinto.

Si el Senado rechaza la ley ómnibus, no puede volver a tratarse en lo que resta de 2024. Además, si se rechazan cambios o correcciones por mayoría absoluta, el proyecto volverá a Diputados. Si la Cámara baja acepta dichas modificaciones, se sanciona el texto aprobado. Si quieren insistir en la redacción original del planteo, necesitan alcanzar la misma mayoría o superior a la del Senado para que el texto originalmente aprobado sea sancionado. Dado el caso de  aprobarse, el Poder Ejecutivo puede promulgar la ley, incluyendo vetos parciales si se hacen modificaciones con las que no coincide.

No habrá sesión especial este jueves
El 24 de enero, el bloque de senadores de Unión por la Patria solicitó a la Presidencia de la Cámara alta que convoque a una sesión especial para este 1 de febrero con el fin de tratar allí el mega DNU de desregulación del Estado que impulsa el oficialismo. El pedido fue realizado por las autoridades del bloque opositor a través de una nota especial dirigida a Villarruel, que lleva las
firmas de José Mayans, Anabel Fernández Sagasti, Juliana Di Tullio y Sergio Leavy.

El peronismo, en su estrategia para frenar la ley ómnibus y el DNU, quiere que se convoque a esta sesión especial para el rechazo del decreto, aún a riesgo de no llegar al número de votos necesarios porque peronistas provinciales no quieren "quedar pegados" al ala K. El último viernes se dio por vencido el plazo de la Comisión Bicameral de trámite legislativo, que el oficialismo no conformó por diferencias con el kirchnerismo, y -a partir de ese momento- el Congreso puede tratar el DNU en ambas cámaras.

Finalmente, no habrá sesión especial. Así lo decidió Villarruel. "No quiere decir que no sea nunca", advirtieron en el Senado. A modo de crítica al kirchnerismo, sostuvieron: "Pidieron una sesión especial para tratar el DNU. Una vez cumplido un plazo, se puede pasar directo al recinto sin que se trate en la sesión especial bicameral. La sesión no está convocada. Es un atropello. No podés permitir que un grupo de senadores se junten y hagan una sesión. La Cámara tiene reglas".

Con informacion de MDZOL.com

Te puede interesar
Lo más visto