Últimas noticias

Luis Juez expone a la UCR y se muestra como un opositor

POLÍTICA - CÓRDOBA Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
luis-juez-saludojpeg

El intendente de la ciudad de Córdoba, Daniel Passerini, obtuvo su primera victoria transversal en el Concejo Deliberante con la aprobación en primera lectura de los pliegos para la creación del Ente de Control y Fiscalización. Afuera del llamativo número de adhesiones de Juntos por el Cambio (JxC) quedó el tridente que responde a Luis Juez, el jefe del Frente Cívico, que planea una campaña quirúrgica para plantarse como la auténtica oposición al Partido Cordobés que inauguró Martín Llaryora.

el oficialismo había logrado el apoyo de los tres bloques unipersonales que tiene el PRO y de los dos ediles que responden al radical Juan Negri. De esta manera, se alcanzaba la mayoría agravada que exige la Carta Orgánica para la creación de los organismos autárquicos en la Municipalidad capitalina.
 
Lo cierto es que la bancada completa de la UCR terminó apoyando la iniciativa en la sesión convocada por el viceintendente Javier Pretto para este miércoles. La jugada intentó minimizar fisuras en un bloque de ocho integrantes, en el que conviven siete líneas internas del centenario partido.


Otra lectura circulaba en las claustrofóbicas y pequeñas oficinas del edificio legislativo y que este portal ya reflejó oportunamente: la dirigencia boinablanca quiere quedarse con la Defensoría del Pueblo, pero para ello, necesita del beneplácito del Partido Cordobés de Martín Llaryora.

La jefa del bloque radical, la deloredista Elisa Caffaratti, autorizó la firma del despacho en la comisión del martes y dejó pedaleando en el aire al juecismo integrado por Martín Juez, Graciela Villata y José Romero Vázquez. El terceto, no obstante, no se quedó de brazos cruzados.
Hasta ese entonces, el diálogo entre las patas de JxC era fluido. La astucia del senador Juez para revender la fisura cantada quedó expuesta incluso antes, cuando lideró la reunión con su fuerza legislativa en el Concejo y sus equipos técnicos, el lunes temprano.

Esa misma mañana, con foto y anuncio en redes, el juecismo anticipaba su negativa a la iniciativa de Passerini, pese a que sostienen que tiene un final legítimo como, sostienen, “desarmar los quioscos que dejaron algunos exfuncionarios municipales”. Sin embargo, entienden que la fiscalización puede hacerse con la normativa vigente y energía política.

“Daniel Passerini ha demostrado que regularizar este frente es su prioridad, pero ya lo está haciendo y podemos verlo en las noticias. No es necesario un ente adicional”, resumió Villata en la sesión extraordinaria.

Esta línea divisoria de aguas empieza a ser funcional para una disputa por el liderazgo opositor que quedó pendiente con la doble derrota electoral, la del propio Juez y la de Rodrigo de Loredo.

Liderazgo, se busca
En la Legislatura, por ejemplo, dominan perfiles dialoguistas en las dos bancadas que tiene el radicalismo, en especial, aquellas figuras vinculadas al intendentismo. Incluso, el bloque del PRO todavía no decide si formará parte del interbloque de JxC que conduce Alejandra Ferraro. Los amarillos están atentos a la evolución de las conversaciones macro de Llaryora con los gobernadores y otros armadores amarillos como Nicolás Massot, contenidas en el bloque Hacemos Coalición Federal en la Cámara de Diputados.

En el Concejo, el juecismo aprovechará los contrastes para marcar ese perfil opositor que consolida también en la Unicameral y en el Tribunal de Cuentas, que también preside. También en Buenos Aires, donde dirigentes de la atomizada coalición eligen tejer alianzas con el gobernador cordobés, como el entrerriano Rogelio Frigerio.

“Nosotros no somos parte de Juntos por el Cargo, sólo vamos a apoyar las iniciativas que sabemos que son por y para la gente”, es la contundente frase que surge del corazón del partido de Juez.

En ese marco, no son azarosos los dardos, por ejemplo, al ministro de Seguridad de la provincia, Juan Pablo Quinteros. Hombre fuerte del Frente Cívico en sus albores, el otrora exopositor fue blanco de cáusticos tuits de Juez y de su primogénito.

La oposición tajante será la hendija por la que el juecismo se meterá para marcar distancias con las fuerzas aliadas que, en el desorden, terminan viendo con buenos ojos la propuesta transversal de Llaryora y comparten su mesa, acá o en Buenos Aires.

La interna radical del 5 de mayo tendrá al radicalismo enfocado en sus disputas y, en el marco nacional, nadie sabe cómo saldrá parada la dirigencia que busca dar gobernabilidad a Javier Milei y, que desde hace unas horas, atraviesa la prueba de fuego en la esperada sesión por la ley ómnibus. El caos es virtud para el juecismo que tiene claro su norte, al menos en la provincia.

Con informacion de Letra P.

Te puede interesar
Lo más visto