Últimas noticias

Derrota parcial de Javier Milei: por resistencia de los gobernadores, la ley ómnibus sólo se aprobó en general

POLÍTICA - CÓRDOBA Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
martin-menem

Después de tres días y más de 30 horas de debate en la Cámara de Diputados, el presidente Javier Milei sufrió una derrota parcial: el proyecto denominado ley ómnibus sólo se aprobó en general y se postergó hasta el martes el tratamiento del artículado -necesario para su aprobación definitiva- hasta que haya un consenso entre los gobernadores y la Casa Rosada. Los eventuales aliados del Gobierno aplicaron una martingala reglamentaria para conservar en el texto final la continuidad del Impuesto País, que los mandatarios exigen coparticipar. Siguen trabados otros capítulos clave, como privatizaciones y deuda externa.

La votación en general tuvo 144 votos a favor y 109 en contra. LLA consiguió el respaldo pleno del PRO y de Innovación Federal (partidos provinciales). También acompañaron la UCR y Hacemos Coalición Federal (HCF), pero con fisuras: además de Unión por la Patria y la izquierda, votaron en contra los radicales Facundo Manes y Pablo Juliano; la cordobesa Natalia De la Sota, la bonaerense Margarita Stolbizer y la dupla socialista conformada por Mónica Fein y Esteban Paulón. LLA también tuvo la ayuda de los tres miembros del bloque Independencia, que responde al gobernador Osvaldo Jaldo.

Como es habitual, hubo gobernadores que jugaron a dos puntas. Por el bloque de Santa Cruz aportó un voto a favor José Garrido, cercano al gobernador Claudio Vidal. El otro integrante, Sergio Acevedo, votó en contra. Uno de los tres ausentes fue el santiagueño José Gómez, cercano jefe local Gerardo Zamora. Tampoco participaron de la votación Guillermo Snopek (Unión por la Patria) y el chubutense Jorge Ávila, de Hacemos Coalición Federal (HCF), e Innovación Federal, que representa los partidos provinciales.

Presión alta de Córdoba
La definición de postergar la votación en particular, que en efecto impide la aprobación del proyecto, llegó después de una nueva reunión entre funcionarios nacionales y referentes de los bloques dialoguistas, que son la UCR, Hacemos Coalición Federal (HCF), Innovación Federal, que representa los partidos provinciales. También se sumó el PRO. Por presión del gobernador cordobés Martín Llaryora, la oposición volvió a exigir coparticipar el impuesto PAIS y chocó contra la negativa de los enviados de Milei.
Llaryora arrastró a sus colegas más propensos a esperar un llamado posterior del Presidente, quien por ahora sólo acepta discutir impuestos cuando le sancionen la ley ómnibus. Hubo una contrapropuesta de los dialoguistas: desechar ese tributo y destinar un flujo del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de Anses a financiar los déficits de las cajas previsionales de las provincias, sobre todo las que fueron armonizadas, que son Córdoba y Santa Fe. Al resto se las asistiría para iniciar ese proceso.

El contingente de la Casa Rosada fue liderado por el vicejefe de Gabinete, José Rolandi, Maximiliano Fariña -asesor de Federico Sturzenegger- y el ministro del Interior, Guillermo Francos, quien irrumpió al final por temor a que el proyecto ni siquiera se vote en general. Ninguno pudo acercar posiciones.

La tensión Nación - provincias complicó la negociación de la letra chica de los artículos. Persisten las diferencias en temas claves: la UCR sigue sin bajar el martillo para el capítulo de privatizaciones, el de seguridad y el de deuda. Las gestiones de la Casa Rosada de este jueves fueron inocuas. Los partidos provinciales exigen revisar otros tributos (como el impuesto al tabaco) o sostener los fondos fiduciarios energéticos que se eliminan. El partido centenario tampoco avala el apartado ambiental -defiende la ley de glaciares- y no hay consenso para votar el de cultura y el de turismo.

Las facultades delegadas también quedaron empantanadas, porque los gobernadores no están dispuestos a darle a Miliei herramientas en las materias económica y financiera si antes no se aseguran fondos. La de seguridad, tarifaria, energética y administrativa, la más protegida por la oposición.

El cierre
El pacto para demorar la votación en particular entre los dialoguistas fue cerrado en el despacho del presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, entre las autoridades de todas las bancadas dialoguistas y las de LLA, luego de la fallida reunión con funcionarios. Incluyó aprobar también la supresión de los artículos del dictamen que había sido anunciada por el secretario parlamentario, Tomas Figueroa, al inicio de la sesión del miércoles, con la eliminación de los capítulos de economía y pesca y la corrección de Seguridad. Con una omisión: se mantuvo el 179 y el 180, que refieren al impuesto PAIS; y el 196, que elimina el FGS. Es la amenaza latente que tienen los gobernadores.

Milei se quedó sin poder enviar al Senado su proyecto, luego de aceptar que fuera recortado casi a la mitad: pasó de 644 artículos en su versión original a 383 en su último borrador. "¡Después dicen que es un gobierno que no escucha y que se encierra!", se molestó el jefe de La Libertad Avanza, Oscar Zago, en su primer discurso de cierre de la sesión, cuando ya se conocía el acuerdo de pasar a un cuarto intermedio por tercer día consecutivo.

Antes de los oradores finales, Milei volvió a provocar a sus aliados con un tuit. "La historia recordará con honor a todos aquellos que comprendieron el contexto histórico", desafió. El presidente de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, le pidió a Zago intervenir "ante la furia tuitera que tienen organismos del Estado contra otro poder del Estado como es el Poder Legislativo. Es inadmisible".

Miguel Pichetto, de HCF, defendió las facultades delegadas que pide Milei y recordó que son similares a las que tuvo Alberto Fernández. “En el 2020, con el Covid-19, mientras estábamos encerrados, tuvo todas las atribuciones. Hoy está en España. Tranquilo". El jefe de la UCR, Rodrigo De Loredo, se victimizó por las críticas que les propina Milei a diario. "Tengo una extraña incomprensión; se la agarraron con nosotros. Terminaron sus actos cantando 'El que no salta es radical'", se lamentó. "No le pedimos disculpas, no se la solicitamos, personalmente no tengo ninguna cuota de admiración, pero tiene todo el respeto de mi persona a la investidura presidencial", cerró el cordobés

Cristian Ritondo, jefe del PRO, consideró que su bloque tiene "la humildad de entender que hay procesos de cambio que reclama la sociedad. No somos ni gobierno ni cogobierno", aclaró. En su debut como opositor, Germán Martínez, de Unión por la Patria, apuntó contra los dialoguistas. "Se apalancan en nuestro espacio. Se pusieron a negociar con los 100 y pico de votos que les íbamos a poner", reprochó. El martes lo necesitarán otra vez.

Con informacion de Letra P.

Te puede interesar
Lo más visto