Últimas noticias

Docentes: paritaria en stand by y sospechas de reforma

POLÍTICA - CÓRDOBA Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
multimedia.grande.ad65e0af9673e031.MDZfZ3JhbmRlLndlYnA%3D

La Comisión Salarial de la UEPC se reunió ayer con representantes de la Provincia, encabezados por el Secretario General de la Gobernación, David Consalvi, para destrabar un acuerdo salarial que garantice normal inicio del ciclo lectivo. Sin embargo, no hubo avances, y la reunión terminó con un nuevo cuarto intermedio.

El Centro Cívico, que denunció el acuerdo paritario firmado por Juan Schiaretti para el período febrero 2023-enero 2024, espera que este último mes se negocie en el marco del nuevo acuerdo a sellar por el actual ejercicio; mientras que el gremio reclama que se dé cumplimiento a la totalidad del acuerdo 2023 para negociar, luego, la paritaria de este año. 

La diferencia no es menor. Según el acuerdo firmado por Schiaretti, los docentes tendrían una recomposición igual a la inflación, algo que para la actual gestión ha quedado derogado por la realidad, ante la escalada inflacionaria y la caída de la recaudación. En su lugar, la Provincia concedió, con los salarios de enero, un reajuste del 14,6 por ciento para compensar la pérdida de poder adquisitivo de diciembre. Lo hizo unilateralmente, y los docentes reclaman que representó una pérdida de más de 10 puntos, teniendo en cuenta que la inflación de diciembre fue del 25,5 por ciento.

Pero a este escenario, ya de por sí complejo, se suman otras complicaciones.

Horas antes de que los representantes de la UEPC provincial se reunieran con Consalvi, la delegación Capital del gremio mantuvo un plenario informativo con sus delegados, en el que abordó no sólo la cuestión salarial, sino también el estado edilicio de los colegios, los cambios que la Provincia introdujo por medio del decreto 43, habilitando la acumulación de cargos docentes en los niveles inicial y primario, y el nuevo ítem que incluyó en la última liquidación salarial, de “profesionalidad docente”.

En relación al primer punto, la delegación difundió un informe, de su autoría, según el cual el salario real de los docentes habría sufrido una pérdida del 30 por ciento entre 2016 y fines del 2023. El mismo informe apunta que, mientras en 2016 el salario de una maestra de grado cubría el 94 por ciento de la Canasta Básica Total (CBT*), en diciembre de 2023 ese ingreso sólo alcanzó a cubrir el 63 por ciento de ella.

Respecto del segundo apartado, el plenario cuestionó el ritmo de ejecución de las obras de mantenimiento, asegurando que parece “muy difícil” que todas las escuelas estén en condiciones de recibir a sus alumnos antes de que comience el ciclo lectivo.

Pero lo más interesante llegó al final, cuando se adentraron en la regulación dispuesta por el artículo 43 y el nuevo ítem que apareció en la última liquidación salarial bajo el nombre de “profesionalidad docente”. 

El primero fue señalado, desde un comienzo, como el intento de llevar a cabo una “reforma laboral docente”, en palabras del secretario general de la delegación capitalina de UEPC, Franco Boczkowski. En resumidas cuentas, implica hacer posible que los educadores de enseñanza inicial y secundaria puedan acumular cargos. Léase, trabajar en turno y contraturno. 

Para los representantes de UEPC (Capital), esto redundará en una ampliación de la jornada que buscará disimular una reducción proporcional de los salarios, ya que se dará por supuesto que, en las posiciones iniciales del escalafón docente, sólo conseguirán cubrir la CBT los docentes que acumulen dos cargos, trabajando 10 o más horas diarias.

En relación al ítem de “profesionalidad docente”, el gremio pidió información a la Provincia, pero hasta el momento no habrían recibido ninguna explicación. Dentro del sindicato, hay quienes entienden que terminará integrando otro punto de la “reforma”. Fundan esas sospechas en que, en otras provincias, como Chubut, se paga un concepto de idéntica denominación, que, al margen de ser concedido en función de la capacitación docente, es retirado a aquellos que no demuestran asistencia perfecta a las aulas. 

Los docentes sospechan que Llaryora buscará reinstalar el presentismo, que supo implementar Ramón (Bautista) Mestre, y que luego terminaría derogando José Manuel de la Sota. Y ven como muy improbable que el ciclo lectivo comience, como está fijado, entre el 15 y el 16 de febrero, cuando maestros y profesores deban retornar a las aulas para asistir al primer taller docente de la era Llaryora, en el cual -se presume- se abordarán las reformas que la nueva gestión buscará implementar en las currículas y políticas educativas.

El inicio de las clases propiamente dichas, fijado para el 26 de febrero, tampoco está garantizado aún.

Con informacion de Diario Alfil, sobre una nota de Felipe Osman.

Te puede interesar
Lo más visto