Últimas noticias

Mauricio Macri se prepara en silencio para desembarcar en el Gabinete

POLÍTICA Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
f848x477-1113009_1170812_5214

Javier Milei despejó dudas: los que no están alineados con las transformaciones de fondo que cree imprescindibles para cambiar el país, se van del Gobierno automáticamente. Lo sabe Guillermo Ferraro y ahora también Flavia Royón y Osvaldo Giordano, tal vez uno de los más conocedores del sistema previsional argentino. Esta postura presidencial cambia el esquema de poder entero y los que antes planteaban internas en el Gabinete, ahora buscan dotar de organicidad a un equipo nuevo que puede ser cooptado en un enroque simple por Mauricio Macri.

Santiago Caputo y Eduardo Lule Menem son dos leading case de los tiempos venideros. Desde distintas oficinas, sistemáticamente intentaron esmerilar a Guillermo Francos, ministro del Interior y el único que cuenta con décadas de experiencia política en sus espaldas. Francos logró cultivar el estoicismo resiliente como nadie y evitó roces. Ahora es Lule Menem quien necesita como el oxígeno que Francos esté fuerte para seguir en el Gobierno, porque sabe que hay un plan amarillo en marcha: Patricia Bullrich ministra del Interior o jefe de Gabinete de ministros. Diego Santilli quiso sumarse a la lista, pero sabe que el veto de Mauricio Macri para con su persona es indeleble.

Algunos viejos lobos de la política hablaban de un gabinete inicial y uno sustentable allá por noviembre, cuando Javier Milei cumplía su profecía de ganar el balotaje contra cualquier candidato, tal como había anticipado dos años antes. "Lo va a esperar, cuando no pueda más y le pidan ayuda, la va a dar, pero con las condiciones de un plan de trabajo coherente, no delirante". La reflexión es de un hombre que trabaja con Macri hace treinta años y que sabe que el ingeniero no ve con buenos ojos las formas de los hermanos Milei, donde la descalificación y el insulto permiten pensar en una forma "kirchnerista de derecha" que lo espanta al expresidente.

Hay funcionarios de Macri que pueden volver. Franco Mogetta (Transporte), Daniel Tillard (Banco Nación) y Luis Giovine (Obras Públicas) no serán parte del gobierno el día martes, la incógnita es quién irá en su reemplazo. Guillermo Dietrich fue ministro de Macri y trabaja y piensa como Mauricio Macri, más allá de ser un experto en procesos electorales y fiscalización. Hay una versión que lo pone de vuelta en el equipo de Gobierno. 

Las renuncias en el Gobierno seguirán, no tendrán pausa mientras Javier Milei considere que no trabajan para que el país mejore. Ajeno a cualquier razonamiento político preexistente, el presidente echará a cuantas personas haga falta para llevar a cabo lo que cree imperioso en el corto plazo. Menem necesita que los enviados de Mauricio Macri no desembarquen de lleno y empoderados, sabe que será el final del proyecto de poder que diseña Menem, un experimentado armador que, según cuentan en el Senado, tiene el pedido de Karina Milei para terminar de armar un partido de alcance nacional, la mayor expertise de Menem.

Nombres históricos. En Energía, la buena relación de Flavia Royón con Gustavo Sáenz le costó el puesto, pero Javier Iguacel es alguien que Javier Milei respeta y valora mucho, de hecho no descartó sumarlo al inicio, fuentes cercanas al presidente confirmaron a este diario que puede ser el nuevo encargado de regular el sector energético para terminar con el déficit colosal reinante. La Anses quedó huérfana, y apareció un nombre en danza que desconcertó a más de uno: Maria Eugenia Vidal está dispuesta a ponerse al hombro el proyecto previsional. Fue ministra de Desarrollo Social con Mauricio Macri y manejó la caja de Buenos Aires sobre el tema, habrá que ver si pasa el veto de los hermanos Milei.

Andrés Ibarra es una de las personas que más conoce a Mauricio Macri. Acaban de hacer juntos una campaña para ordenar Boca Juniors y se consultan hace cuarenta años. Fue el encargado de modernizar el Estado post Cristina Kirchner y Amado Boudou, allá por 2015, con el nacimiento de Cambiemos. Es un experto en dinamización de procesos, todo lo que Javier Milei quiere implementar en términos de optimizar el rendimiento, achicar gastos y acelerar los cambios, es lo que Ibarra hizo primero en Boca Juniors, después en Ciudad y finalmente en Nación. Es un nombre de peso para un área que exige pericia.

Karina Milei y Javier Milei tendrán un debate interno en menos de 48 horas. El crecimiento de Mauricio Macri si es requerido su desembarco a través de personas de confianza, será en detrimento de la injerencia de la hermana presidencial. Macri no permitirá que la secretaria general de la Presidencia tome el nivel de decisión que tiene hoy, donde veta secretarios de estado y embajadas sin consultar al presidente. 

El rol de Mauricio Macri fue cada vez más silencioso a medida que las semanas fueron sucediendo y los traspiés y los idas y vuelta comenzaron a llegarle a Javier Milei. Evitó roces, no lo aconsejó demasiado salvo cuando fue consultado, pero hay una premisa básica que Macri no se perdona: no haber ido a fondo al principio. La postura hoy del ingeniero es absolutamente extremista: el caos del Peronismo y la agonía política del kirchenrismo duro le dan un cheque en blanco, siempre a ojos de Macri, a Milei para equilibrar cuentas y dar vuelta la página

Con informacion de MDZOL.com

Te puede interesar
Lo más visto