Florencia Arietto, la topadora que quiere entrar a La Matanza

POLÍTICA Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
florencia-ariettojpg

“A La Matanza hay que entrar con los pijamas negros vietnamitas”. El paralelismo que Florencia Arietto hace con los voluntarios de la muerte de la guerra de Vietnam refiere a la parada electoral que la senadora provincial de La Libertad Avanza está dispuesta a jugar en 2027 para ganar el municipio más populoso de Buenos Aires, histórico bastión del peronismo.

Lejos de esa figura de los soldados suicidas vietnamitas en la contienda bélica de los 60, Arietto, la legisladora de lengua filosa y andar zigzagueante, se paró en Las Fuerzas del Cielo en marzo para darle volumen a la estructura libertaria bonaerense, “la verdadera oposición a Axel Kicillof”, según le dijo a Letra P. Desde ese lugar, suma adhesiones para ser la cara que le dispute La Matanza al peronismo dentro de tres años, apostando a su perfil conurbanero, su exposición mediática y su narrativa antimafia.

La metamorfosis de Florencia
Nacida en el interior bonaerense, pero con domicilio en ese municipio del Gran Buenos Aires desde hace algunos años, no reniega de su mote de panqueque y asegura que es lo máximo que alguien le puede enrostrar: “Las cabezas del sistema político son todas susceptibles al carpetazo”, dice y asegura: “Al no beneficiarme de eso, ser mujer y dar peleas contra gente importante, las puertas se cierran”.


Arietto tiene origen en el peronismo, se metió en el fútbol para trabajar con Javier Cantero en la lucha contra la barra en Independiente y fue candidata a legisladora por el frente 1País que lideró Sergio Massa, hasta que quedó “huérfana”, cuando el de Tigre volvió al peronismo.
La senadora llegó a la coalición del PRO, la UCR y la CC de la mano Elisa Carrió y Miguel Ángel Pichetto, trabajó con Patricia Bullrich y, tras una estruendosa salida, en 2023 figuró en la boleta de Horacio Rodríguez Larreta. Ganó una banca en el Senado bonaerense.
Sin embargo, Arietto asegura que nunca se sintió parte del PRO, que llegó a JxC porque era un frente que peleaba contra el kirchnerismo, pero que cuando eso se desarmó quedó parada en un sitio que no sentía como propio. La luz violeta que llamó desde el sector libertario que lidera Karina Milei la convenció de dar la lucha por La Matanza y por la provincia desde esa tribu.

Objetivo La Matanza
El armador bonaerense karinista Sebastián Pareja tiene su apellido anotado en la libreta donde figuran las 10 intendencias "ganables", entre las que también figuran Quilmes y Lanús, otros dos municipios de la pantanosa Tercera sección electoral que LLA quiere empezar a pintar de violeta en 2027.

Arietto está en proceso de reconciliación con Bullrich, tras la distancia que produjo la declaración de la entonces funcionaria de la ministra de Seguridad: “Ella dobla siempre a 180, no podés doblar a 180 en todas las curvas”. ¡Afuera! Tras las disculpas públicas y privadas, la legisladora entendió que la ministra tiene que atravesar un proceso para recuperar la confianza en ella y apuesta a que eso sucederá más temprano que tarde.

“Mi fortaleza es que caminé en el desierto y comí arena, soy taurina, tengo disciplina y soy persistente, es mi único talento”, afirma mientras piensa en el calendario que, de ser necesario, también la tendrá como protagonista el año próximo. Para eso, dice, el PRO y la UCR tienen que acercarse a la propuesta libertaria, para darle vida a una “construcción colectiva liderada por LLA”. “Al poder se llega siendo mayoría, en LLA hay una mesa amplia, no se excluye a nadie, no está comprado ningún territorio”, afirma.

El llamado de apertura al PRO y la UCR
No obstante, apegada al discurso karinista, entiende que ese frente de puertas abiertas debe ser liderado por el mileísmo. “El PRO solo tiene ocho puntos; la UCR, cinco, ¿qué van a hacer, dividir los votos para que ganen los peronchos?”, se pregunta en el análisis sobre el escenario electoral bonaerense y apunta sin filtro a UP: “Kicillof es malo, un porteño de Parque Chas. Y Massa perdió en la Tercera porque la gente está harta del peronismo, no de sus intendentes”.

Para el incipiente 2025, Arietto se alista para jugar. Si el momento se lo pide, pondrá su cara en una boleta, si no, esperará dos años más y buscará gobernar La Matanza, aunque también sueña con sentarse en la gobernación. LLA la anota entre los apellidos para empezar a ganar terreno libertario en los concejos deliberantes, las bancas en la Legislatura bonaerense y las intendencias en el mediano plazo.

con informacion de LETRA P.

Últimas noticias
Te puede interesar
Lo más visto