Argentina 1985 y los que no renuncian a sus convicciones

POLÍTICA Por Diego BUTELER
multimedia.normal.81b1d4e8f331d05d.686f79202832295f6e6f726d616c2e6a7067

Convicciones: Son el conjunto de opiniones, puntos de vista y creencias que tenemos cada persona o colectivo sobre el mundo y todo lo que en él se contiene. Son la expresión de lo que pensamos; de lo que creemos; de lo que estamos seguros y de lo que dudamos; de lo que entendemos como bueno o malo

 
La película Argentina 1985 está siendo un éxito para algunos casi inesperado en todos los cines del país. Muchos se sorprenden de que jóvenes, que afortunadamente no saben lo que es vivir en dictadura, se entusiasmen con esta película que habla  del juzgamiento a las juntas militares que con mano de hierro y dejando mucha sangre condujeron los destinos del país en lo que fue el período más sangriento y cruel de nuestra historia.

Luis "Changui" Cáceres es un dirigente de la UCR, nacido en la provincia de Santa Fe,  en esa época fue un actor principal para que Raúl Alfonsín llegue a ser presidente de la Argentina.

 
Actualmente es la cabeza visible del Movimiento Nacional de la Militancia Radical, línea interna del centenario partido con representación en todo el territorio nacional.

El movimiento de Cáceres emitió un muy acertado comunicado político sobre el film que ya está anotado para competir por los premios Oscar como mejor película extranjera.

El mensaje de los militantes de Cáceres es el primero que organización política alguna hace, y es este un acontecimiento no menor, ya que demuestra que cuando la política no se aleja de los temas que a la sociedad le interesa, la comunidad entre la gente y la política es posible.

No es casual que el movimiento que comanda Cáceres haya incursionado en el "espectáculo" cuando un tema tan sensible vuelve al tapete. En tiempos en donde la política se asocia a lo banal, a lo frívolo y donde el marketing tiene más fuerza que las ideas y las convicciones, nos pareció justo y acertado reproducir el comunicado de quienes aún tienen por delante los ideales y las utopías por sobre los cargos.

 
La película Argentina 1985 y el comunicado del Movimiento Nacional de la Militancia Radical no deja de ser una reivindicación absoluta de un grupo de jóvenes, que acompañados por un fiscal comprometido con la ley, el derecho y las instituciones de la república, lograron encarcelar a una banda de asesinos que azotaron sin piedad nuestra querida Argentina.  

“1985”, LA IMPORTANCIA DE ACOMPAÑAR A NUESTROS HIJOS Y NIETOS

El estreno de la película Argentina “1985” permitirá a cientos y miles de jóvenes que han nacido después de 1983, o que en ese año tenían pocos años de edad, conocer un acontecimiento que marcó la historia de nuestro país, cuando un gobierno democrático juzgó a las Juntas militares que integraron la dictadura militar más sangrienta y sanguinaria, responsable de delitos de lesa humanidad.

 
Desde el kirchnerismo siempre se intentó construir un relato alrededor de la lucha por los derechos humanos, invocando que recién comenzó en 2003, con la derogación del indulto y las leyes de perdón a los jefes militares, que ya no tenían poder de mando.

Es importante recordar que durante la campaña electoral de 1983, Luder y Alfonsín, los dos principales candidatos a presidente de la nación, tenían distintas propuestas para tratar las violaciones a los derechos humanos y civiles cometidas en los años previos. Raúl Alfonsín propuso enjuiciar a las juntas militares y a todos aquellos que cometieron hechos de sangre fuera de la ley, mientras que Italo Luder, candidato del Partido Justicialista, promovía respetar la Ley 22.924, Ley de Pacificación Nacional, sancionada por la última Junta Militar el 22 de septiembre de 1983.

El candidato de la UCR, Raúl Alfonsín, ganó las elecciones e inmediatamente después de asumir creó la CONADEP, comisión encargada de reunir las pruebas y testimonios que sirvieron a la fiscalía para llevar adelante el alegato acusatorio. El peronismo fue invitado a integrar esa comisión, pero la rechazó. Luego vinieron las condenas y las leyes del perdón para culminar en 1989, cuando el peronismo gana las elecciones y su presidente, Carlos Menem, indultó a todos los condenados.

 
En 1983, existió un tácito pacto democrático. Habíamos aprendido en el dolor de tantos desaparecidos, la importancia de vivir en democracia. Ello se pudo visualizar en Semana Santa de 1987, cuando Antonio Cafiero se sumó al balcón de Casa Rosada ante una Plaza de Mayo repleta, para demostrar que los partidos nacionales y populares, la UCR y el PJ, estaban juntos para defender el sistema democrático amenazado por un levantamiento
militar.

Hoy el Presidente Fernández condena a la oposición democrática por la posible ruptura del “pacto democrático”, a partir del atentado contra la vicepresidente; demasiada irresponsabilidad para un país que tiene casi la mitad de la población bajo la línea de pobreza.

La película “1985” refleja la importancia del Poder Judicial y la decisión de sus jueces
para una República. El respeto a la división de poderes constituye uno de los requisitos fundamentales. No ayuda al sistema republicano, que el actual gobierno kirchnerista priorice en su gestión la ampliación de la Corte Suprema de Justicia con la finalidad de obtener impunidad frente a tanta corrupción, con una economía con casi un ciento por ciento de inflación anual.

 
La película que sugerimos compartir con nuestros hijos y nietos refleja la decisión republicana de un gobierno que confió en la justicia, que dejó de lado las prerrogativas para los poderosos; que juzgó, condenó y nos demostró a todos, la importancia de la democracia, la república, el sistema representativo y la búsqueda de la verdad.

Te puede interesar