¿Va a ser candidato Gobernador?: “Nunca digas nunca”

QOBIQMIS3ZBAJJV6G6RPGKJZVU

“¿Va a ser candidato?”, preguntó la cronista de LA NACION al gobernador Juan Schiaretti. “¿Usted qué cree?”, respondió. “Que no”, dijo esta cronista. “Nunca digas nunca”, replicó con una sonrisa el cordobés y siguió con su estrategia de no definirse públicamente y dejar que crezcan las versiones acerca de su postulación nacional. Como el radical bonaerense Facundo Manes aparece como potencial socio, su situación en Juntos por el Cambio (JxC) después de sus críticas a Mauricio Macri alimentan las versiones de un armado por fuera de la grieta.

Hace seis meses que se especula con que integrantes del peronismo no kirchnerista, la UCR y el Pro se decidan a avanzar en una propuesta electoral. Hasta ahora, ante cada contacto público, afirman que trabajan en una agenda legislativa común. Lo cierto es que hay diálogo permanente entre Schiaretti, Florencio Randazzo, Emilio Monzó, Rogelio Frigerio y Manes. También con referentes del socialismo.

“Entendemos que existe la posibilidad de construir una propuesta que no esté en los extremos -confirma a este diario una fuente cercana a Randazzo-. Dependerá mucho de la inteligencia política de los involucrados y de la decisión de algunos referentes que deben definirse si siguen en sus espacios o se animan a más”.

La referencia alcanza básicamente a Manes y a Frigerio -quien en unas semanas estará en Córdoba para una disertación-, aunque la expectativa para más adelante es sumar a gobernadores peronistas que hoy integran la “liga” pero que no son estrictamente kirchneristas.

Los mandatarios peronistas tienen su propio juego. La mayoría habla con Schiaretti -el compartir intereses por sus cargos es el argumento que dan- e intentan que los acompañe en su objetivo de tener un candidato propio. A su vez el cordobés tienta a algunos a ir por fuera del Frente de Todos (FdT).

Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Omar Perotti (Santa Fe) están en esa lista más corta que el grupo “antigrieta” tiene interés en seducir aunque ninguno de ellos está “blindado” en su territorio y afrontan problemas.

Desde el círculo chico de Schiaretti sostienen que es “entendible” que en esta coyuntura los gobernadores no se decidan: “Están en la gestión, faltan muchos meses y tienen que priorizar los intereses de sus territorios. El caso de ‘el Gringo’ es diferente, nunca estuvo con el FdT”.

Manes estuvo en Córdoba en el Coloquio de la Unión Industrial (UIC), donde insistió en que sigue adentro de JxC, en que trabaja para “ampliarlo” y en que mantiene su proyecto para el 2023. Con Schiaretti, aseguró, tiene una “excelente” relación y comparte que hay que encontrar una “salida por encima” de la grieta. No hubo reunión entre ambos, pero sí hablan seguido.

Aunque los una el discurso “antigrieta” si todos se mantienen en sus espacios no hay “avenida del medio posible”. Sobre Schiaretti las opiniones están divididas; hay quienes lo ven “entusiasmado” con una candidatura y otros que señalan que “se medirá, será parte, pero no se postulará”.

La congruencia de dirigentes con distinto peso y trayectoria política dificulta el diseño del espacio común del que hablan. Los que están en la estructura partidaria del FdT y de JxC son los que más “audacia” deben mostrar. Siguen de cerca los pasos de Manes porque, además de su voluntad pública de no querer romper con la alianza, hay que ver si se recompone la relación después de la crisis.

*El caso de Frigerio es diferente y, reconocen, “más reñido”. Tiene perspectivas claras de ganar la gobernación de Entre Ríos y, en ese contexto, sus críticos de JxC bajaron el tono y él cultiva un perfil bajo. El diálogo de las partes con Monzó existe desde siempre, ya que era el “negociador” que tuvo Mauricio Macri en el Congreso y, por eso también recibe críticas de los “halcones” del PRO. Sin embargo, en los últimos días Patricia Bulrrich realizó una gira por distritos bonaerenses con intendentes que responden a Monzó.

Horacio Rodríguez Larreta también mantiene contactos con Schiaretti -como con otros dirigentes peronistas, como el exgobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey y referentes en el conurbano- pero perdieron intensidad.

Por un lado porque el cordobés insiste en que no saltaría a JxC y porque, a nivel local, el Jefe de gobierno porteño está cerca de Luis Juez quien anuncia a los cuatro vientos que no acepta más esos coqueteos de los dirigentes nacionales en la provincia que aspira a gobernar.

La percepción de quienes trabajan en el armado es que hoy la búsqueda social de una alternativa a los extremos es “mayor” a la que existía cuando intentaron el peronismo republicano en 2018, aunque también admiten que empezaron a aparecer más opciones, como la de Javier Milei. “El manejo de los tiempos es vital; lanzarse con demasiada anticipación es un riesgo”, indican.

El problema claro que afrontan los interesados en el proyecto es generar el músculo político que se requiere para irrumpir en el escenario electoral. Dirigentes relacionados con los gobernadores que admiten el cansancio de la sociedad de la griete, a la vez no están convencidos de que en la elección se pueda escapar de la polarización. “Hay interés por algo distinto, pero a la hora de votar puede pasar lo que en Brasil”, señala un ministro de gobierno provincial.

Por Gabriela Origlia para La Nación

Te puede interesar