Últimas noticias

Antonio Bonfatti: "Las grandes políticas del Frente Progresista no han cambiado con Pullaro"

POLÍTICA - SANTA FE Agencia 24 Noticias Agencia 24 Noticias
bonfattijpg

Antonio Bonfatti se muestra activo en su nuevo rol. Tras cuatro años en el llano, el exgobernador encabezó a su sector político en las últimas elecciones y logró cinco escaños en la Legislatura a pesar de la división del Partido Socialista. Como referente de Unidos, negoció el Ministerio de Cultura para Susana Rueda y, tras eso, la unificación del bloque PS en la Cámara baja, formando así la bancada mayoritaria. Ahora, anuncia que trabajará “por la unidad del partido”, banca al gobernador radical Maximiliano Pullaro y avisa: “No vamos a coincidir nunca con Javier Milei”.

-¿Cómo vio el primer mes de Pullaro en el gobierno?

-Hago un balance positivo. Es un gobernador activo, que llegó con propuestas concretas, que sabe qué hacer en cada uno de los ministerios, con capacidad de gestión y en consonancia con la Legislatura, aprobando 17 leyes por amplia mayoría. Lo veo al gobernador recorriendo la provincia, reclamando a nivel nacional lo que es necesario para Santa Fe, defendiendo el sector productivo, muy activo con el tema de la inseguridad. Estamos contentos con su trabajo.
-¿Nota diferencias con los gobiernos del Frente Progresista o puede ser asimilado a una continuidad?


-Hay dinámicas propias de cada gobernador, con su historia personal, con su trayectoria. Las grandes políticas del Frente Progresista no han cambiado: privilegiar la educación, la salud, abordar el tema de la inseguridad que tanto nos aflige, el sector productivo, y no dejar de lado -más allá de las circunstancias que estamos pasando desde el punto de vista financiero en la provincia y en el país- el tema de la obra pública.
-Usted estuvo al frente: ¿Cuáles son las claves para que el gobernador pueda domar la crisis de inseguridad?

-No hay forma de combatir al narcotráfico si no se actúa coordinando nación, provincia, municipio, los tres poderes, y otros países. Estamos hablando de un negocio que genera miles de millones de dólares en el mundo, abordarlo tiene muchas facetas: la justicia, la prevención del delito, la represión del narcotráfico, pero también la cuestión social y de la economía. Si alguien le ofrece a un joven sin perspectiva de trabajo ganar mucha plata sin mucho esfuerzo arriesgando su vida, elige el mal camino.

-¿Qué puede aportar el gobierno provincial?

-Vuelvo a escuchar con mucho entusiasmo que se vuelve a implementar el Plan Abre, el Nueva Oportunidad, el Vuelvo a Estudiar. Obviamente, si la macroeconomía no funciona, el desempleo va a seguir creciendo y generando dificultades.

-¿Por qué se empantanaron las últimas leyes que mandó el Ejecutivo?

-Cada ley tiene que ser estudiada y trabajada con minuciosidad. No hubo tiempo, la Legislatura no es una escribanía que levanta la mano. Hay que evitar, por ejemplo, que se pierda el espíritu de la reforma procesal penal que llevamos adelante en 2014, que tiene que ver con haber pasado de un sistema inquisidor, cuestionado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para pasar a la adversariedad. No se puede violar eso, si no vamos a retroceder una vez más. En 2008, con (Hermes) Binner, sesionamos una vez en enero solamente.

-¿Son reformas poco garantistas las que se hicieron?

-Hay un error en el término garantismo. Garantismo quiere decir que hay una garantía de derecho a la defensa, nada más. Todo ciudadano tiene derecho a la defensa, es lo que garantiza el sistema adversarial.

-¿Ve a Pullaro construir un perfil nacional con proyección?

-Eso lo decidirá el gobernador. Lo que está haciendo cada semana que va a Buenos Aires es defender los intereses de Santa Fe, como en el tema de biocombustibles o en retenciones. Siempre hay que tener presencia. Yo, lamentablemente, lo viví totalmente al revés. En cuatro años como gobernador, la entonces presidenta de la Nación no me recibió nunca.

-¿Es una deuda pendiente para Santa Fe esa presencia más fuerte en Buenos Aires?

-¿Cómo puede funcionar una provincia sin ser escuchada por la nación? Cuando escuchaba a los gobernadores de otras provincias que recibían 20, 30, 40 mil viviendas, y Santa Fe desde el 2007, al final del gobierno de Jorge Obeid, hasta la gestión de Miguel Lifschitz, no había recibido una vivienda del gobierno nacional, era para largarse a llorar.

-¿Quedó conforme con el gabinete? ¿Susana Rueda es parte de su espacio político?

-Tanto Enrique Estevez como Rueda son parte del Partido Socialista, al cual estamos dándole una cuota de experiencia en base a los legisladores que tenemos. Tenemos la mayoría de los legisladores dentro de Unidos y estamos muy contentos con lo que estamos produciendo. El respaldo es total a todos los ministros, sean socialistas o no socialistas, todos los ministros son parte de un gobierno, que es el gobierno de Unidos y al cual vamos a defender en todas aquellas políticas que hemos acordado.

-¿Por qué el socialismo fue dividido en las últimas elecciones?

-Porque no hubo posibilidad de una lista única, pero seguimos con los mismos valores, los mismos principios, y hoy estamos trabajando todos juntos.

-¿Y esas diferencias que había en qué radicaban?

-No se puede plasmar una lista común, nada más que eso, pero no hay diferencia de lo que pensamos acerca del país o de la provincia.

-Unificaron los bloques de la Cámara baja y el Concejo de Rosario, ¿Cómo viven esa nueva convivencia?

-Con mucha intensidad de trabajo, con reuniones permanentes de bloque, trabajando en forma conjunta. El año que viene tenemos elecciones dentro del partido, hay una reforma de la Carta Orgánica que se realizó el año pasado y que es la que vamos a llevar adelante. Intentaremos tener una lista única, la realidad del país no amerita confrontaciones internas y respetaremos, dentro de la diversidad que puede existir en cualquier familia, esa pluralidad que nos enriquece, nos hace más fuertes.

-¿La unidad vino para quedarse o puede suceder que vayan partidos en las próximas elecciones?

-Vamos a seguir trabajando por la unidad del partido, siempre.

-Pullaro apadrina a Federico Lifschitz, ¿Cómo ve ese movimiento?

-Es un compañero del partido, lo eligió Maxi para su candidatura a concejal en Rosario, fue una decisión que él tomó en forma personal, pero la respetamos. Estamos trabajando con Federico en el Concejo, todos juntos.

-¿Qué futuro le ve al Partido Socialista?

-Siempre nos hemos caracterizado por propiciar el diálogo. Argentina necesita de una vez por todas terminar con la grieta. Hay mucha gente que se puede unir a un proyecto y tener un proyecto de nación, cosa que no vemos. No vemos un planteo económico, vemos medidas que se van tomando en forma coyuntural. Tampoco vemos que haya habido una propuesta en salud, en educación. Tenemos que encontrar un gran acuerdo de una vez por todas.

-Unidos fue un gran acuerdo, más de 10 partidos...

-(Interrumpe) En base a un proyecto, porque no es un rejuntado. Nosotros nunca fuimos parte de decir "nos juntamos todos". Primero escribimos una propuesta de gobierno, y recién entonces suscribimos el frente Unidos.

-¿No le incomoda compartir alianza con el PRO?

-No, en absoluto. Lo demostramos en las leyes que tratamos y en el gobierno, llevando adelante las propuestas que consensuamos. De una vez por todas en este país terminemos con el blanco y negro. Si seguimos con blanco y negro, cuando la vida es un matiz de grises, nos vamos a seguir enfrentando. Si no nos ponemos de acuerdo en el 100%, no importa, podemos coincidir en el 70% o en el 60% y avanzamos. Lo otro es decir un día vamos para un lado, otro día para el otro, y en definitiva nunca sabemos para dónde vamos y terminamos confrontando estérilmente.

-¿Cómo ve al presidente Milei?

-Quisiera escuchar una autocrítica de los que han gobernado en los últimos 20 años. El último gobierno empezó con un dólar a $60 y terminó en $1000, con 44% de pobreza, con 60% de pobreza en la juventud. Hay que hacerse cargo. La gente votó una opción por temor al otro, al que ya había padecido. Por otro lado, Milei dijo lo que iba a hacer y lo está haciendo. Yo respeto a la voluntad popular, lo que no acepto es violar las leyes de una república, que es el Congreso. Si se obvia el Congreso, estamos errando.

-¿Qué postura creería que hay que tomar frente al DNU y a la Ley ómnibus?

-Desmenuzar ley por ley. No hay que atropellarse, porque si se va a la confrontación del todo o nada, puede ser nada. Y si es un todo, eso también tiene sus consecuencias. El apuro del presidente no es bueno, tiene que respetar al Congreso. Tampoco me banco una CGT que durante cuatro años, con el nivel de pobreza que existía, no hizo ningún paro, y ahora sí. No quiere decir que esté en contra de la protesta, respeto el derecho de huelga, pero me indigna esta actitud de que en un mes y medio hagan una huelga cuando durante cuatro años no hicieron nada.

-El PS acompañó la candidatura de Juan Schiaretti, ¿Cómo vio que después le aporte funcionarios al gobierno de Milei?

-Era una alternativa a la grieta. Esas construcciones son efímeras y son producto de un proceso electoral. Confío en otro tipo de construcción del país que queremos, de cómo lo logramos, y sumar voluntades, que no sea solamente un partido político.

-¿Hay algo en lo que coincida con Milei?

-Yo creo en el estado regulador del bien común, que garantice el derecho a la salud, la educación, la justicia, la seguridad, la ciencia y la tecnología. En eso no voy a coincidir absolutamente en nada con Milei. Ningún país del mundo, ni siquiera Estados Unidos, deja al estado a un costado. Pretender cerrar el Conicet o que las universidades funcionen con el mismo presupuesto que el año pasado es suicida. En eso no vamos a coincidir nunca.

Con informacion de Letra P.

Te puede interesar
Lo más visto